HISTORIA DE UNA HETEROLESS

Sunday, October 23, 2005

un poco en la profunda

Estos últimos días para muchos chilenos han sido especiales, la mayoría de los canales de televisión y muchas radios han cubierto la noticia de que el País tiene un nuevo Santo, un segundo santo, un hombre que en vida consagró su vida a servir a Cristo a quien veía reflejado en cada pobre, yo no puedo dejar de hacer varias reflexiones en mi interior, sé que nunca he estado muy acercada a la iglesia, sé que ya muchas de las ideas católicas no me representan, es más, se que la iglesia, como entidad no me debe mirar con buenos ojos por amar a una mujer, pero pienso en Dios, en ese ser o espíritu, o algo que para mi existe, y que existe para muchas personas, aún sin compartir la misma religión, sé que el hecho de tener fe en él ya es una especie de milagro, y le digo "tengo fe, creo en ti, te siento en mi, pero ¿por qué no logro ser tan buena como me gustaría, por que no logro renunciar a tantas cosas, que en tu reino, no se aceptarían". Cuando era chica y observé en mi el egoísmo, cuando me sentí egoísta y supe que eso estaba mal, me propuse no volver a serlo, le prometí que sería una mejor persona a partir de ese día específico que siempre recuerdo, incluso en alguna ocasión se me cruzó la idea de ser Monja, pero la verdad no me duro mucho, pesaban más mis gustos, en ese entonces, por los niños, igual no se de donde vendrá exactamente mi deseo interno, mi intención de ser buena persona, pero siempre ha estado ahí, aunque no siempre le haga caso, se que soy una persona común y corriente, ni mas buena ni más mala que la mayoría de los seres humanos, pero siempre he tenido que convivir con culpa, siempre que hago algo, que se supone es malo, luego termino sintiendo culpa, cuando sentí el mayor placer de mi vida, también después me sentí culpable, y entonces me hago preguntas, cuestione a Dios cuando me enamoré de una mujer, llegué a preguntarle si me estaba castigando por algo que había hecho, tal vez en otra vida, y me costo y tarde bastante tiempo en darme cuenta de que eso no podía ser y que si realmente Dios existe, no nos puede castigar por amar, si el amor al fin y al cabo es el sentimiento más bueno que podemos sentir los seres humanos. Tal vez Jamás termine de entender la vida, ni el bien ni el mal que en ella existen, a diario vemos noticias, incluso en estos mismos medios hemos sabido de aberraciones cometidas contra inocentes por personas que deberían sólo haber entregado amor, se que Dios no puede estar de acuerdo con ello, se que Dios no se puede sentir orgulloso de sacerdotes pedófilos, cada vez me doy más cuenta de que el bien y el mal no está en sectores de la sociedad, ni en estamentos como la iglesia, el bien o el mal está en cada ser humano, Alberto Hurtado no es santo por el sólo hecho de haber sido católico o cura, es santo por haber sido una buena persona, ni siquiera por sus renuncias, mi ex niña, me decía que seguramente las monjas eran puras lesbianas reprimidas, a mi no me gustaba que dijera eso, por que igual yo he sido una tonta bien cartucha, y ella aveces me lo reprochaba, ahora pienso que tal vez en algunos casos es así, pienso que algunas personas se esconden en abitos, por no enfrentar sus realidades, pero existen muchos otros que no y que son sinceros en su entrega al servicio de Dios y su religión, pero esos son sólo los que se entregan libres a su sentimiento, creo que sólo entregándonos libremente a nuestros buenos sentimientos, podemos ir eliminando los malos, y aquí las excepciones sólo pueden ser las mentes enfermas, quienes amamos libremente a la vez podemos ser más sanos, por que las emociones están y existen para sentirlas, quienes las reprimen, tal vez a la larga se enferman. Definitivamente amar a una persona de un mismo género, no puede ser una aberración, otros que se esconden dentro de esa parte de la sociedad comúnmente aceptada, pueden ser más aberrantes que cualquiera.
Hay que amar libremente, y si recibes amor, si es correspondido, bakán, disfrútalo, sin culpas, cada quien ama a quien le tocó amar, y también se vale ir probando y buscando hasta encontrar al verdadero, mientras no se haga daño, todo bien, yo cada vez me siento más libre para amar a quien sea, hombre o mujer, así de apoco aprenderemos a amar también a quienes nos rodean, "al prójimo", como algunos dicen, No es necesario siquiera creer en Dios para poder amar, yo personalmente creo y admiro a personas como el padre Hurtado, por lo que se conoce de él, espero su imagen sea un reflejo de lo que fue.

HETE :: 6:35 PM :: 4 regalos:

dejame algo tuyo, no pases sin saludar

---------------oOo---------------